martes, 20 de octubre de 2009

Taller Literario

Compartiremos la primer parte del libro " Un meteorito en Farmacopea", de las autoras Esmeralda Mordoj y Ana Belén Alonso, dos activas y dinámicas alumnas del Taller Literario de la Escuela de Arte y Expresión. La próxima semana un nuevo capítulo...

PREÀMBULO DE DOS DRAGONES

En esta historia hay dos dragones...Uno se llama: Gipucho, come vegetales que quema con su fuego y ejercita, por eso tiene abdominales muy marcados. Tiene un piercing, es rockanrolero...

El otro, se llama: Giuseppucci ...Come madera y toma café. Por eso su color marrón. Parece malo pero es amigable, vuela pero no tan bien...Escucha Kiss y le encanta la música metálica.

Por las mañanas salen juntos a hacer ejercicios.

Pueblo pequeño llamado Farmacópea , donde los pueblerinos escriben con números egipcios, hablan en chino y los más elegantes dialogan en “farmacopeas”...

Los dragones viven en una mina donde hay piedras preciosas. Allí las mesas son sin patas y chiquitas y en la mina hay innumerables, estrechos y secretos pasadizos. Si lo recorren los dragones malévolos del barrio una soga que se halla escondida los cuelga inmediatamente patas para arriba y se enciende una alarma...Un sistema de seguridad instalado debajo de un volcán en Hawai que se activa con una multicolor botonera permitiendo sentir un sonido diferente...Agudo como la dulce melodía de un pájaro en problemas

Giuseppucci y Gipucho tienen una mascota: una hormiga atómica negra con casco rojo, capa azul y en su pecho la insignia G que representa a sus dueños. Vive la hormiga cerca de la Plaza Central donde hay una silla parlante que vibra y un grabador que permite a los vecinos escuchar por los altos parlantes Rock y Reggeton a diario.

La población esta integrada por animales de todo tipo...Una perra con orejas altas y cara de pez, pero que no toma contacto con el agua por la alergia y si lo hiciera se le caerían las escamas de la cara, y de la punta de la cola le saldrían rosas multicolores. Habitan también dinosaurios violeta, verde manzana y turquesa... Robots tan buenos que de sus cabezas brotan aureolas de santo y siempre sonríen...

En este lugar pasan muchas cosas...